Las autoridades alemanas están cazando a decenas de miembros de una de las organizaciones yihadistas más violentas de Siria, Jabat al Nusra, pero que, según Der Spiegel, entraron en Alemania haciéndose pasar por refugiados.

Se cree que estos hombres, todos antiguos miembros de Liwa Owais Al Qorani, un grupo rebelde destruido por el Estado Islámico en 2014, han masacrado a cientos de sirios, tanto militares como civiles.

Se ha informado de que la policía alemana ha identificado a unos 25 yihadistas y capturado a algunos, pero se cree que hay más decenas de ellos ocultos en las ciudades y pueblos de todo Alemania.

En total, más de 400 migrantes que entraron en Alemania como solicitantes de asilo en 2015 y 2016 están siendo ahora investigados por su pertenencia a organizaciones yihadistas de Oriente Medio, según la Policía Criminal Federal (Bundeskriminalamt).

Esta noticia se suma a las nuevas alertas de que los yihadistas se están haciendo pasar por migrantes y llegando del norte de África en botes que cruzan el Mediterráneo para llegar a las costas italianas. En una entrevista con The Times, el primer ministro libio, Fayez Al Sarraj dijo que los yihadistas que habían logrado pasar sin ser detectados a su país tenían con casi total certeza la intención de dirigirse a Europa.

"Cuando los migrantes lleguen a Europa se moverán con libertad", dijo Al Sarraj, refiriéndose a las fronteras abiertas dentro de la Unión Europea. "Si, Dios no lo quiera, hay elementos terroristas entre los migrantes, cualquier incidente afectará a toda la UE".

El eurodiputado independiente Steven Woolfe dijo:

"Estas declaraciones ponen de manifiesto que el problema es doble. Primero, los posibles terroristas están utilizando la ruta migratoria mediterránea como vía para entrar en Europa sin controles. Segundo, con la ausencia de fronteras en Europa por la normativa Schengen, una vez que estén en Europa, pueden ir libremente de un país a otro. Se necesitan unas fronteras fuertes."

En torno a 130.000 migrantes llegaron a Europa por tierra y mar durante los primeros ocho meses de 2017, según la Organización Internacional para la Migración (OIM). Las principales nacionalidades de los que llegaron a Italia en julio fueron, por orden decreciente: de Nigeria, Bangladés, Guinea, Costa de Marfil y Mali. Los que llegaron a Grecia eran de Siria, Irak, Afganistán, Pakistán y el Congo. Los que llegaron a Bulgaria eran de Siria, Afganistán, Irak y Turquía.

En las últimas semanas, los traficantes que llevan a los migrantes a Europa han abierto una nueva ruta a través del mar Negro. El 13 de agosto, 69 migrantes iraquíes fueron detenidos cuando intentaban alcanzar la costa del mar Negro en Rumanía, tras haber partido de Turquía en un yate conducido por traficantes búlgaros, chipriotas y turcos. El 20 de agosto, la guardia costera rumana interceptó otro bote con 70 iraquíes y sirios a bordo, entre ellos 23 niños, en la costa del mar Negro en la región de Constanza, al sudeste de Rumanía.

Un total de 2.474 personas fueron detenidas cuando intentaban cruzar ilegalmente la frontera rumana durante los primeros seis meses de 2017, según Balkan Insight. Casi la mitad de ellos fueron atrapados cuando intentaban salir de Rumanía con destino a Hungría. En 2016 sólo 1.624 migrantes fueron detenidos; la mayoría intentaba cruzar la frontera de Serbia a Rumanía.

Entretanto, más de 10.000 migrantes alcanzaron las costas españolas durante los primeros ocho meses de 2017, el triple que en 2016, según la OIM. Miles de migrantes más han entrado a España por tierra, principalmente por los enclaves españoles de Ceuta y Melilla en la costa norte de Marruecos, las únicas fronteras terrestres de la Unión Europea con África. Una vez allí, los migrantes son alojados en refugios temporales y después se adentran en España, y desde allí prosiguen a otras partes de Europa.

Frontex, la Agencia Europea de Fronteras y Costas, ha advertido de que los yihadistas están utilizando la crisis migratoria para entrar en Europa y tramar atentados en todo el continente. Frontex también ha admitido que desconoce la verdadera cifra de migrantes que han cruzado a Europa y que no tiene forma de rastrearlos. En su análisis de riesgos de 2016, Frontex escribió:

"Los atentados de París en noviembre de 2015 demostraron claramente que los terroristas pueden utilizar los flujos migratorios ilegales para entrar en la UE. Dos de los terroristas implicados en los atentados habían entrado ilegalmente a través de Leros [Grecia] y fueron admitidos por las autoridades griegas. Presentaron documentos sirios falsos para acelerar su proceso de registro.

"Las falsas declaraciones de nacionalidad abundan entre los ciudadanos con pocas probabilidades de obtener el asilo en la UE, que son susceptibles de ser devueltos a sus países de origen o tránsito, o que simplemente quieren acelerar su trayecto. Ante el gran número de personas que llegan con documentos falsos o sin documentos, o las crecientes preocupaciones por la validez de su supuesta nacionalidad —sin que haya controles exhaustivos a quienes hacen dichas declaraciones falsas—, existe el riesgo de que algunas personas que representan una amenaza para la seguridad de la UE puedan aprovecharse de la situación."

En una entrevista el 31 de agosto con el periódico español El Mundo, Gilles de Kerchove, el coordinador para la lucha antiterrorista de la UE, dijo que más de 50.000 yihadistas están viviendo ahora en Europa:

Hace tres lustros era sencillo identificar a alguien radicalizado. Ahora, los más fanáticos disimulan sus convicciones. No tenemos cifras exactas, pero no es difícil hacer cálculos aproximados. Reino Unido, no es un secreto, se ha publicado, tiene 20.000. Francia, 17.000. España muchos menos, pero más de 5.000, supongo. En Bélgica casi 500 se han ido a Siria y hay unos 2.000 radicales o más. No me aventuraría a una cifra concreta, pero decenas de miles, más de 50.000.

CAPTION: Policías españoles embozados arrestan en Madrid, el 16 de junio de 2014, a un sospechoso de reclutar yihadistas para combatir por el Estado Islámico. (Foto: Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images).

En una entrevista con el diario belga Le Soir, De Kerchove advirtió de que aunque el Estado Islámico fuese militarmente derrotado, iba a seguir desarrollándose como un "califato virtual". También dijo que la Europol, la policía europea, ha identificado al menos 30.000 webs yihadistas activas, pero la legislación de la UE ya no exige que los proveedores de internet recopilen y guarden los metadatos —incluidos los datos sobre la ubicación de los yihadistas— de sus clientes por motivos de privacidad. De Kerchove dijo que esto estaba impidiendo a la policía identificar y frenar a los yihadistas: "Con lo de los metadatos, confieso que nos estamos tirando de los pelos".

Soeren Kern es analista de política europea para el Instituto Gatestone en Nueva York. Síguelo en Facebook y en Twitter.

Categoría del Artículo:  Crisis migratoria europea
Artículos recientes de
receive the latest by email: subscribe to the free gatestone institute mailing list.

es