• Al parecer, unos treinta hombres consideraron que la mujer había infringido la ley islámica de la sharia por estar en Suecia sin un acompañante varón. Consideraron, por tanto, que tenían que violarla y matar a su hijo.

  • En un determinado momento de la noche, la despertó el iraquí violándola. La mujer logró zafarse y encontrar a un empleado del tren. Para sorpresa del empleado, la mujer no quiso poner de inmediato una denuncia. Los documentos judiciales dicen: "El empleado del tren le preguntó si quería que llamara a la Policía. Al principio, la mujer no quiso, porque no quería poner a N.N., solicitante de asilo, en una situación difícil. Sentía pena por él... y temía que fuese deportado de vuelta a Irak".

  • Una semana después de que Suecia llevara su nivel de alerta al máximo alcanzado en el país, la policía dio otra alerta diciendo que sus armas no eran suficientemente buenas para evitar un posible ataque terrorista.

4 de noviembre: el Servicio de Inmigración sueco emitió una nota de prensa que decía que había contratado a cerca de mil empleados adicionales desde junio. El Servicio de Inmigración cuenta ahora con más de 7.000 empleados, incluidos los trabajadores por horas y los consultores, duplicando la cifra de 3.500 empleados que trabajaban allí en 2012. La mayor parte del nuevo personal trabaja en los trámites legales de las solicitudes de asilo, pero los departamentos que se ocupan de recibir a los migrantes y presentar sus solicitudes iniciales también se han ampliado considerablemente. Por si la afluencia de migrantes registrada este otoño no fuese ya suficientemente apabullante, el Servicio de Inmigración también ha tenido problemas para retener a sus trabajadores. Los empleados se quejan de que se les trata mal: siempre tienen que estar disponibles, y puede incluso que deban trabajar en Nochebuena.

4 de noviembre: Bobel Barqasho, sirio de 31 años, fue condenado por el Tribunal Supremo de Suecia a 14 años de cárcel. Antes de que su caso llegara al Tribunal Supremo, Barqasho había sido condenado por un tribunal inferior a 9 años de cárcel, y después absuelto por el Tribunal de Apelaciones. En febrero de 2013, Barqasho tiró a su mujer por el balcón de un sexto piso. Contra todo pronóstico, la mujer sobrevivió a una caída de 13 metros, pero quedó gravemente herida. Cuando se despertó tras cinco semanas en coma, un casco le mantenía unida la cabeza, sentía la cara descolgada y había perdido los dientes. En el Tribunal de Apelaciones, la defensa logró asentar dudas razonables sobre la culpabilidad del hombre alegando que la mujer sufría depresión y que había saltado por voluntad propia, así que el Tribunal de Apelaciones lo dejó libre. Cuando el Tribunal Supremo dictó su sentencia de 14 años, Barqasho había desaparecido. Ahora lo busca la Interpol.

6 de noviembre: la escuela Grönkulla en Alvesta cerró tras las denuncias difundidas a través de las redes sociales de una violación perpetrada en sus instalaciones. Al parecer, un chico somalí había estado acosando sexualmente a una chica de 12 años durante algún tiempo. El 17 de octubre, dio presuntamente un paso más en sus intenciones y arrastró a la chica tras un arbusto y la violó. El padre de la chica había intentado en vano que la escuela abordara el problema antes, pero tras la denuncia de la violación, la dirección de la escuela no actuó. Se permitió al chico seguir asistiendo a clase, aunque en un horario diferente al de la chica. Sus desconsolados padres le dijeron a la web de noticias Fria Tider: "Nos están escupiendo porque somos suecos". Como protesta contra la dirección de la escuela, muchos padres que juzgaron que ésta se ponía del lado del violador se llevaron a sus hijos a otras escuelas.

9 de noviembre: la analista y denunciante social Merit Wager reveló en su blog que la administración del Servicio de Inmigración había recibido la orden de "aceptar la declaración de minoría de edad en las solicitudes si el solicitante no parece que supere los 40 años". En 2015 ha llegado, hasta el 1 de diciembre, la asombrosa cifra de 32.180 "niños refugiados sin acompañante" –desde entonces han llegado otros 1.130– y el Gobierno decidió por fin tomar cartas en el asunto. Si su propuesta es aprobada por el Parlamento, todo aquel que parezca adulto deberá someterse a un procedimiento médico para determinar la edad. Una de las razones por las que Suecia dejó de hacer esto al principio fue que los pediatras se negaron a participar. Decían que los procedimientos "no eran fiables".

10 de noviembre: un iraquí de 28 años fue condenado por violar a una mujer en un tren nocturno que cubría el trayecto entre Finlandia y Suecia. El hombre había previsto inicialmente pedir asilo en Finlandia, pero le pareció que las condiciones de vida eran demasiado duras. Y por eso había cogido un tren de vuelta a Suecia. En un coche-cama (un vagón donde duermen hombres y mujeres juntos), el violador y otros dos solicitantes de asilo conocieron a una de tantas suecas que sienten debilidad por los recién llegados. La mujer les compró bocadillos; ellos bebieron vodka. Cuando dos de los hombres la empezaron a manosear, ella les dijo que pararan, y con todo optó por tumbarse y dormir. En un determinado momento de la noche, la despertó el iraquí violándola. La mujer logró zafarse y encontrar a un empleado del tren. Para sorpresa del empleado, la mujer no quiso poner de inmediato una denuncia. Los documentos judiciales dicen: "El empleado del tren le preguntó si quería que llamara a la Policía. Al principio, la mujer no quiso, porque no quería poner a N.N., solicitante de asilo, en una situación difícil. Sentía pena por él... y temía que fuese deportado de vuelta a Irak".

El hombre fue sentenciado a un año de prisión y al pago de 85.000 coronas (unos 10.000 dólares) por daños y a la deportación, pero se le permitirá volver a Suecia transcurridos cinco años.

10 de noviembre: un argelino y un solicitante de asilo sirio fueron condenados por violar a una sueca en Strängnäs. Los hombres, un argelino de 39 años y un sirio de 31, conocieron a la mujer en un bar una noche de agosto. Cuando se marchó, uno de ellos la siguió, la tiró al suelo y la agredió. Después, la mujer siguió caminando y se topó con otros dos hombres –el sirio y otro hombre no identificado– y la violaron otra vez. Además, el sirio presuntamente le escupió en la cara, diciéndole: "Te voy a follar, suequita". Los hombres, que vivían en el mismo centro de acogida, negaron conocerse el uno al otro cuando les interrogó la Policía. El veredicto se anunció el 1 diciembre. El primer violador fue sentenciado a dos años y medio en prisión, 117.000 coronas (unos 14.000 dólares) por daños y la deportación a Argelia. El segundo violador fue hallado culpable de violación con agravante y sentenciado a cuatro años de cárcel. No puede ser deportado, sin embargo, porque "actualmente hay impedimentos para ejecutar las deportaciones a Siria". También se le impuso el pago a la mujer de 167.000 coronas (unos 20.000 dólares) por daños.

13 de noviembre: comenzó el juicio contra ocho eritreos con edades comprendidas entre los 19 y los 26 años que, según el Tribunal del Distrito, violaron colectivamente de manera "cruel y despiadada" a una mujer de 45 años. Ella estaba esperando a un amigo en el descansillo de una escalera cuando los hombres la invitaron a pasar a un apartamento. Dentro, la tiraron al suelo, la sujetaron, le dieron una paliza y la violaron brutalmente. Cuando fue interrogada por la Policía, dijo: "Parecía como si hubiese manos y dedos por todas partes. Los dedos me penetraban, vaginalmente, analmente. Dolía mucho. Sentía sus uñas". Dijo que también pudo oír a los eritreos reírse y hablar en su idioma mientras la violaban. "Parecían disfrutar", dijo.

Cuando dos de los hombres empezaron a discutir por quién iba a ser el siguiente en violarla, ella intentó escaparse, pero uno de ellos le dio un golpe en la cabeza y cayó inconsciente. Después de volver en sí, escapó por una ventana y pudo llegar hasta un vecino.

El Tribunal del Distrito de Falun estableció que en la agresión habían participado varios hombres, pero que el juez del distrito era incapaz de demostrar quién había hecho qué. Por tanto, solo uno de ellos fue hallado culpable de violación con agravante y sentenciado a cinco años de cárcel. Los demás fueron sentenciados a solo diez meses de cárcel por ser cómplices en la ocultación de un grave delito criminal. Tras cumplir sus condenas, podrán quedarse en Suecia.

14 de noviembre: el Servicio de Seguridad sueco, Säpo, volvió a alertar de que había terroristas musulmanes ocultos entre los migrantes. El número de individuos clasificados como posibles amenazas contra la seguridad se ha triplicado este año, e incluye varios cientos que podrían estar preparados para llevar a cabo atentados "al estilo de París". Como el Servicio de Inmigración tiene mucho trabajo atrasado intentando registrar a los 150.000 solicitantes de asilo que han llegado a Suecia en lo que va de 2015, es probable que haya también muchos migrantes que serían considerados posibles amenazas contra la seguridad.

14 de noviembre: la ministra de Asuntos Exteriores de Suecia, Margot Wallström, volvió a hacer declaraciones extrañas con consecuencias diplomáticas. Al día siguiente de los atentados de París, en una entrevista con la Televisión Pública sueca, le preguntaron a Wallström: "¿Cuánto le preocupa la radicalización de los jóvenes en Suecia que optaron por luchar por el ISIS?". Wallström respondió:

Sí, por supuesto que tenemos motivos para estar preocupados, no solo aquí en Suecia, sino en todo el mundo, porque hay muchos que se están radicalizando. Aquí, de nuevo, volvemos a situaciones como la de Oriente Medio, donde sobre todo los palestinos ven que no hay futuro para nosotros [los palestinos], y tenemos que aceptar una situación desesperada o recurrir a la violencia.

Dos días después, el embajador sueco en Israel, Carl Magnus Nesser, fue convocado a una reunión en el Ministerio de Exteriores israelí. Su portavoz, Emmanuel Nahshon, declaró después a Reuters: "Las declaraciones de la ministra de Exteriores sueca son terriblemente insolentes... Demuestran auténtica hostilidad al apuntar a cualquier tipo de conexión de los atentados de París con la compleja situación entre Israel y los palestinos".

En declaraciones formales, el Ministerio de Exteriores sueco negó que el comentario de Margot Wallström hubiese relacionado los atentados de París con el conflicto israelí-palestino. Un miembro de los Conservadores Suecos (Moderaterna) en el Parlamento, Hanif Bali, tuiteó sarcásticamente que parecía que la ministra de Exteriores fuese un "caso evidente de Israel-Tourette".

18 de noviembre: las Autoridades de Protección Civil y Planes de Contingencia (MSB, por sus siglas en sueco) advirtió de que la situación respecto al asilo no solo estaba muy tensa, sino que las cosas iban a peor y, que en algunas partes de Suecia, las autoridades solo pueden operar hasta el fin de diciembre. Entretanto, el Servicio de Inmigración calculó que se necesitan otras 13.000 camas en los llamados centros de evacuación. "El problema no se puede resolver completamente, ni aunque las Fuerzas Armadas ayudasen proporcionando más alojamiento o que la MSB pudiese organizar más alojamientos en tiendas de campaña", escribió la agencia.

La afluencia masiva de solicitantes de asilo también ha dado lugar a que los suecos "se vean desplazados del sistema de servicios sanitarios y sociales", según la MSB. "La MSB está tan ocupada con la gestión de los niños sin acompañante y los solicitantes de asilo, que no da tiempo a atender las tareas diarias, como los servicios sanitarios y sociales", dijo Alexandra Nordlander, jefa de Análisis Operativo de la MSB, al tabloide Aftonbladet.

19 de noviembre: se produjo un incendio en el Spa Lundsbrunn, pocas semanas después de que se anunciaran los planes de convertir el histórico edificio en el mayor centro de acogida de solicitantes de asilo en Suecia. Según la policía, el fuego no fue provocado, sino que tuvo su origen en una estufa de pellets.

Muchos hoteles y spas se han convertido en centros de acogida para solicitantes de asilo, a fin de aprovecharse de los lucrativos acuerdos con el Servicio de Inmigración. El Spa Lundsbrunn, próximo a una fuente mineral, se remonta a 1890; en 1817, se construyó un hospital en el terreno. En el pueblo que hay junto a él viven menos de 1.000 personas, así que cuando el Spa Lundsbrunn decidió aceptar la oferta del Servicio de Inmigración, el pueblo vio duplicado su número de habitantes. Los propietarios del Lundsbrunn escribieron en la web del spa que veían la transformación del spa en un centro de acogida como una medida temporal.

20 de noviembre: el empresario noruego Petter Stordalen, el multimillonario propietario de Nordic Choice Hotels, anunció que los muchos hoteles de la cadena en Escandinavia y los países bálticos ya no servirían a sus huéspedes salchichas y beicon en el desayuno. El desayuno buffet del Clarion Hotel Post de Nordic Choice, en Gotenburgo, había sido ya nombrado este mismo año el mejor desayuno de hotel en el mundo por el periódico británico The Mirror. Pero, por lo visto, este premio no tenía importancia. Se alegó que la decisión obedecía a "razones sanitarias". Internet, sin embargo, empezó pronto a bullir con especulaciones sobre que la verdadera razón era adaptarse a la dieta islámica (halal). Una semana más tarde, Stordalen se retractó. La reacción de los huéspedes había sido demasiado fuerte. Mucha gente mostró su indignación por el veto al beicon en la página de Facebook de Stordalen, que comentó: "Los huéspedes han hablado. Los hoteles Comfort vuelven a servir beicon".

23 de noviembre: Hasan Mostafa Al Mandlawi, de 32 años, y Al Amin Sultan, de 30, fueron inculpados por el Tribunal Municipal de Gotenburgo como sospechosos de haber viajado a Siria en 2013 y asesinar allí a al menos dos personas. La acusación era por crímenes terroristas (alternativamente crímenes contra la ley internacional) y asesinato. La fiscal jefe Agnetha Hilding Qvarnstöm, de la Unidad Nacional para Casos de Seguridad, dijo: "El acto se cometió con la intención de causar daño al estado de Siria e intimidar a la población, de ahí la clasificación: crímenes terroristas. Lo difícil es aclarar completamente si estos hombres habían formado parte de un grupo armado, y si actuado dentro del marco del conflicto armado, o no."

Los acusados vinieron de niños a Suecia desde Siria e Irak respectivamente, pero crecieron en Suecia y son ciudadanos suecos. Viajaron a Siria en 2013 y se unieron a uno de los muchos grupos terroristas islámicos que hay allí. Según los fiscales, asesinaron a dos trabajadores cautivos en una zona industrial de Alepo degollándoles. La acusación escribió que "Al Mandlawi y Sultan habían mostrado satisfacción ante los hechos".

Durante el juicio se exhibieron vídeos de las ejecuciones, pero los dos siguieron negando haber cometido los crímenes. Los presentes en la sala coinciden en que los vídeos estaban entre los más perturbadores jamás mostrados en un tribunal sueco. Primero, mostraban a un hombre degollado, sangrando a borbotones antes de morir. Después, a la otra víctima la decapitan y el asesino sostiene la cabeza cortada ante el regocijo de los otros. El presidente del tribunal, Ralf G. Larsson, le dijo a la agencia de noticias TT: "Todas las noches, al acostarme, he visto una cabeza suspendida en el aire".

El veredicto se anunció el 14 de diciembre: ambos fueron hallados culpables de crímenes terroristas y sentenciados a cadena perpetua. El veredicto será apelado, dijeron los abogados de la defensa.

Dos ciudadanos suecos fueron condenados por un tribunal de Gotemburgo por unirse a un grupo terrorista en Siria y asesinar a dos cautivos. El vídeo presentado como prueba (izquierda) muestra la decapitación de una de las víctimas. Cuando le preguntaron si estaba preocupada por la radicalización de los jóvenes suecos que deciden luchar con el ISIS, la ministra de Exteriores sueca, Margot Wallström (derecha), cargó contra Israel por cómo trata a los palestinos.

25 de noviembre: el ayuntamiento de Ängelholm anunció con orgullo que había logrado contratar a una estrella de fama mundial para cantar en el 500 Aniversario de la ciudad de Ängelholm. La mezzo soprano Susanne Resmark, de La Scala de Milán y el Metropolitan Opera House de Nueva York, iba a cantar por primera vez en su ciudad natal. Los habitantes de Ängelholm iban a poder disfrutar de la Resmark, considerada una de las mejores mezzo sopranos, en una actuación gratuita. Sin embargo, dos días después, el periódico local, Helsingborgs Dagblad, publicó que Resmark había publicado en su página de Facebook comentarios críticos con el islam. Al parecer, esto desata el pánico entre los concejales del municipio, y cancelaron la actuación de la estrella. El periodista que publicó la pieza, Jan Andersson, admitió en una entrevista con Dispatch International que los redactores del periódico habían mirado con lupa los comentarios de Resmark, tratando de forzar al ayuntamiento a cancelar su actuación. "¡Hicimos un trabajo cojonudo!", dijo Andersson.

27 de noviembre: una semana después de que Suecia llevara su nivel de alerta al máximo alcanzado en el país (4 sobre 5), la policía dio otra alerta diciendo que sus armas no eran suficientemente buenas para evitar un posible ataque terrorista. "Se hace salir sin las armas adecuadas, solo con una pistola de servicio de 9 milímetros. También se nos dice que quizá no haya suficientes chalecos protectores y cascos antibalas. Es como si nos enviaran a cazar un león con un tirachinas y un mono hecho de piel de cebra", escribió un agente de policía denominado "cristiano" en un parte interno de incidencias revisado por la agencia de noticias Siren.

Su colega, "Niklas", escribió que había tenido que patrullar sin casco, en un lugar considerado bajo riesgo de atentado terrorista, porque ninguno de los cascos que había disponibles se adaptaba a su cabeza: "Sin el equipamiento correcto, y con entrenamiento inadecuado en tácticas y tiro, seguimos teniendo que trabajar como objetivos vivos la menor oportunidad de defendernos ni a nosotros ni a nuestros destinos contra un posible ataque".

La policía dice que quiere poder utilizar armas más potentes, como el HK MP5, un subfusil muy popular entre las fuerzas del orden de todo el mundo. Pocos, sin embargo, tienen el entrenamiento necesario. Además, los MP5 existentes se quedan en las comisarías, y no en los coches patrulla. Martin Lundin, del Departamento de Operaciones Nacionales, reconoció que las críticas tenían fundamentos: "Probablemente necesitaremos más personas que puedan manejar ese arma en el futuro".

28 de noviembre: una numerosa turba de un centro de acogida en Nora intentó irrumpir en una habitación donde una mujer se había atrincherado con su hijo. Al parecer, unos treinta hombres consideraron que la mujer había infringido la ley islámica de la sharia por estar en Suecia sin un acompañante varón. Consideraron, por tanto, que tenían que violarla y matar a su hijo. El personal del centro de acogida llamó a la policía, que pudo frustrar sus planes.

Categoría del Artículo:  Suecia
Artículos recientes de
receive the latest by email: subscribe to the free gatestone institute mailing list.

es