• El informe muestra cómo la creciente influencia de la ley Sharia en la Gran Bretaña de hoy está socavando el principio fundamental de que debe haber igualdad para todos los ciudadanos británicos bajo una sola ley, la legislación del país.

  • "Me siento traicionada por Gran Bretaña. Vine aquí para alejarme de esto y la situación es peor aquí que en el país del que escapé". — Mujer musulmana entrevistada por el informe.

  • El informe concluye con un llamado al gobierno británico para poner en marcha una investigación conducida por un juez para "determinar el grado en el que los principios discriminatorios de la ley Sharia están siendo aplicados en el Reino Unido".

  • "La respuesta del gobierno será una prueba de fuego para ver en qué medida realmente defiende el principio de igualdad ante la ley, o está tan dominado por el miedo a 'ofender', que seguirá permitiendo que estas mujeres sufran en maneras que harían que nuestras sufragistas se revuelquen en sus tumbas". — Baronesa Caroline Cox.

Las mujeres musulmanas en Gran Bretaña están siendo oprimidas, abusadas y discriminadas sistemáticamente por los tribunales de la ley Sharia, que las tratan como ciudadanas de segunda clase, según un nuevo informe en el que se advierte del aumento proliferante de los tribunales islámicos en Reino Unido.

El informe de 40 páginas, "Un mundo paralelo: Confrontando el abuso de un gran número de mujeres musulmanas en Gran Bretaña hoy", fue escrito por la baronesa Caroline Cox, un miembro de la Cámara de los Lores y una de las principales defensoras de los derechos de la mujer en el Reino Unido.

El informe muestra cómo la creciente influencia de la ley Sharia en la Gran Bretaña de hoy está socavando el principio fundamental de que debe haber igualdad para todos los ciudadanos británicos bajo una sola ley, la legislación del país.

La Ley de Arbitraje de 1996 permite a las partes resolver determinados conflictos civiles de acuerdo con los principios de la ley Sharia, de tal manera que la decisión puede ser impuesta en los tribunales británicos.

Sin embargo, según el informe, muchas asociaciones musulmanas están utilizando la Ley de Arbitraje para afirmar su capacidad de tomar decisiones jurídicamente obligatorias para los miembros de la comunidad musulmana, cuando en realidad la ley limita su función a la de mediador para ayudar a llegar a un acuerdo. "El mediador no es un juez o un árbitro que impone una decisión", indica el informe.

El informe muestra cómo los tribunales de la ley Sharia frecuentemente fusionan los conceptos de arbitraje, en el que ambas partes se comprometen a someter su disputo a un tercero aceptado mutuamente para tomar una decisión; y mediación, en el que las dos partes utilizan voluntariamente a un tercero para ayudarles a llegar a un acuerdo aceptable para ambas partes.

Además de esto se encuentra el problema del "incremento de la jurisdicción", por el que los tribunales islámicos se pronuncian en asuntos que se encuentran fuera del sistema de arbitraje, tales como tomar decisiones relacionadas al derecho penal, incluidas aquellas relativas a la violencia doméstica y a las lesiones corporales graves.

Haitham al-Haddad es un juez de unos de los tribunales de Sharia en Reino Unido. Él también forma parte del consejo del Concilio Islámico de la Sharia. Hablando acerca del manejo de los casos de violencia doméstica, dijo en una entrevista, "un hombre no debería ser cuestionado acerca de por qué le pega su esposa, ya que es algo entre ellos dos. Déjenlos solos. Ellos mismos pueden resolver sus propios asuntos." (Fuente de la Imagen: Channel 4 News)

Como resultado, las mujeres musulmanas, que pueden carecer de conocimiento tanto del idioma inglés como de sus derechos bajo la ley británica, son presionadas frecuentemente por sus familias a recurrir a los tribunales de la ley Sharia, donde a menudo son obligadas a firmar un acuerdo en el que acatan sus decisiones, que son impuestas y vistas como resoluciones judiciales legales.

Peor aún, "La negativa a resolver una disputa en un tribunal de la ley Sharia podría dar lugar a amenazas e intimidación, o a ser condenada al aislamiento y etiquetada como incrédula", dice el informe, que añade:

"Hay una preocupación particular de que las mujeres se encuentran presionadas a retirar las denuncias de violencia doméstica después de haberlas hecho. Varios grupos de mujeres dicen que son a menudo reacias a acudir a las autoridades con aquellas mujeres que han huido para escapar de la violencia, ya que no pueden confiar en que los agentes de policía dentro de la comunidad no las traicionaran con sus abusivas familias".

El informe muestra que, incluso en los casos en los cuales los tribunales musulmanes trabajan "conjuntamente" con las investigaciones policiales, las mujeres maltratadas a menudo retiran sus denuncias a la policía, mientras que los jueces de los tribunales de la ley Sharia permiten que los esposos salgan impunes.

Mientras tanto, la mayoría de los tribunales islámicos, cuando tratan con divorcios, sólo lo hacen en un sentido religioso, debido a que no pueden conceder el divorcio civil. Ellos simplemente conceden el divorcio religioso de conformidad con la ley islámica.

Según el informe, en muchos de los casos, esto es todo lo que se necesita para un "divorcio". Muchas mujeres musulmanas que se identifican a sí mismas como "casadas" no han tenido un matrimonio reconocido legalmente por la ley británica. Aunque un Nikah (una ceremonia matrimonial islámica) pudo haberse llevado a cabo, si el matrimonio no se ha registrado oficialmente, no es válido ante los ojos de la ley civil. El informe afirma:

"Esto crea un problema muy grave: mujeres casadas en ceremonias islámicas, pero que no están casadas oficialmente según la ley inglesa, pueden sufrir graves inconvenientes porque carecen de protección legal. Adicionalmente, pueden no ser conscientes de que su matrimonio no está oficialmente reconocido por la legislación Inglesa".

Este escenario pone a las mujeres musulmanas en una situación jurídica precaria, especialmente en lo referente al divorcio. En el Islam, el marido no tiene que seguir el mismo proceso que la mujer cuando busca un Talaq (divorcio islámico), simplemente tiene que decir "me divorcio de ti" tres veces, mientras que la esposa debe cumplir varias condiciones y pagar una cuota. El informe cita a mujeres, hablando del procedimiento de divorcio o Talaq, refiriéndose a su falta de protección legal, después de descubrir que su Nikah no constituía un matrimonio válido en virtud del derecho inglés.

El informe cita a Kalsoom Bashir, una activista a favor de los derechos de la mujer en Bristol, quien aborda el problema añadido de la poligamia. Ella observa:

"Hay un aumento creciente de poligamia dentro de las familias musulmanas y una vez más las mujeres implicadas no están en condiciones de poder confrontar la situación u obtener alguna clase de justicia. Les resulta difícil obtener cualquier tipo de mantenimiento ya que los matrimonios no se encuentran registrados legalmente. La poligamia se usa para controlar a las primeras esposas a quienes se les dice que si son un problema, el hombre tiene el derecho islámico para tomar otra esposa. Algunas veces, sólo uno de los matrimonios se registra dejando a una de las esposas sin ninguna protección legal".

De manera general, el informe incluye extractos de los testimonios de más de una docena de mujeres musulmanas que han sufrido abuso e injusticia por parte de los tribunales islámicos en Gran Bretaña. Una mujer dijo: "Me siento traicionada por Gran Bretaña. Vine aquí para alejarme de esto y la situación es peor aquí que en el país del que escapé".

El informe concluye con un llamado al gobierno británico para poner en marcha una investigación conducida por un juez para "determinar el grado en el que los principios discriminatorios de la ley Sharia están siendo aplicados en el Reino Unido". También pide al gobierno apoyar el proyecto de ley presentado por la baronesa Cox — el proyecto de ley de Arbitraje y Servicios de Mediación (Igualdad) — que "constituiría un nuevo delito penal que criminalizaría a cualquier persona que pretenda pronunciarse jurídicamente sobre asuntos que deben ser decididos por los tribunales penales o familiares".

La baronesa Cox presentó originalmente el proyecto de ley en 2011, pero no prosperó debido a la falta de apoyo de los principales partidos. Lo presentó nuevamente en 2013 y 2014, pero sigue sin avanzar, aparentemente debido a que los principales partidos tienen miedo de ofender a los musulmanes. Cox se ha comprometido a volver a presentar el proyecto de ley en la próxima sesión del Parlamento, cuyos miembros serán elegidos el 7 de mayo.

El proyecto de ley tiene como objetivo luchar contra la discriminación al prohibir a los tribunales islámicos: a) considerar más valiosa la evidencia de un hombre que la evidencia de una mujer; b) proceder en el supuesto de que el reparto de una propiedad entre hijos varones y mujeres en la sucesión debe ser desigual; o c) proceder suponiendo que una mujer tiene menos derechos de propiedad que un hombre.

La ley también obligaría a las entidades públicas a garantizar que las mujeres en hogares polígamos o aquellas que han tenido un matrimonio religioso sean conscientes de su situación jurídica y de los derechos legales pertinentes en virtud de la ley británica.

En una carta, la baronesa Cox escribió que sus recomendaciones "no pueden de manera alguna remediar todos los sensibles temas comprendidos, pero ofrecen una importante oportunidad para la reparación". Añadió que su proyecto de ley "cuenta con un fuerte apoyo de todo el espectro político en la Cámara de los Lores, así como de grupos de mujeres musulmanas y otras organizaciones preocupadas con el sufrimiento de mujeres vulnerables".

Queda por ver si el próximo gobierno apoyará el proyecto de ley. El 23 de marzo, la secretaria del Interior británica, Theresa May, prometió que si el Partido Conservador gana las elecciones generales, pondría en marcha una investigación para ver si los tribunales islámicos en Inglaterra y Gales son compatibles con los valores británicos.

Pero la trayectoria del gobierno conservador en hacer frente al Islam ha sido irregular. En noviembre de 2013, por ejemplo, el gobierno rechazó una enmienda presentada por Cox al proyecto de ley del "Comportamiento antisocial, Crimen y Vigilancia", que habría protegido a las mujeres que están engañadas creyendo que sus matrimonios son válidos bajo la ley británica, cuando en realidad no lo son.

Más recientemente, los conservadores anularon una investigación "políticamente incorrecta" de las actividades de los Hermanos Musulmanes en Gran Bretaña.

Mientras Cox celebró el compromiso de May para investigar los tribunales de la ley Sharia, también expresó su preocupación de que los políticos una vez más vuelvan a someterse a lo políticamente correcto. Ella escribió, que es importante que estas investigaciones "no se detengan al primer obstáculo, como parece haber sucedido con similares investigaciones dirigidas anteriormente por el gobierno. Sin poderes para citar testigos cualquier investigación independiente — sin importar lo bien intencionada que sea — será otra oportunidad perdida".

Cox lo resumió de esta manera:

"La respuesta del gobierno será una prueba de fuego para ver en qué medida realmente defiende el principio de igualdad ante la ley, o está tan dominado por el miedo a 'ofender', que seguirá permitiendo que estas mujeres sufran en maneras que harían que nuestras sufragistas se revuelquen en sus tumbas".

Soeren Kern es analista de política europea para el Instituto Gatestone en Nueva York y el Grupo de Estudios Estratégicos en Madrid. Síguelo en Facebook y en Twitter.

Categoría del Artículo:  Gran Bretaña
Artículos recientes de
receive the latest by email: subscribe to the free gatestone institute mailing list.

es